11 November, 2018
HomeAsiaKelimutu. Un viaje a la magia del volcán de las tres lagunas en lndonesia

Kelimutu. Un viaje a la magia del volcán de las tres lagunas en lndonesia

Kelimutu es uno de los volcanes más famosos de Indonesia por los tres lagos que coronan su cráter. Y si ésto ya te parece algo increíble, además estos lagos van cambiando de color con el tiempo, lo que le hacen aún más especial si cabe.

Fue una de las paradas de nuestra vuelta al mundo, y ya sólo por el momento de ver amanecer en su cima, mereció la pena el madrugón. Pero espera, que nos adelantamos. De momento, te lo presentamos, aquí, señor@s, el Kelimutu:

El ser algo especial no significa que esté solo en esta tierra, porque los volcanes en Indonesia son algo relativamente común. Indonesia forma parte del cinturón volcánico del Pacifico y concretamente es el país volcánico más importante del mundo, con 120 volcanes en activo)  Telita, ¿eh?

El volcán Kelimutu tiene una altura de 1641 metros y su encanto, a parte de las vistas desde la cima, son sus tres calderas, con tres lagos que van cambiando de color. El lago rojo (Ata Polo,64 m), el lago verde (Nuwamori Ko`o Fai, 127 m) y el lago azul (Ata Bupu Iuas, 67 m)

Estos cambios de color se deben a fenómenos naturales, debido a los minerales de los lagos, pero como muchas veces en estos casos, hay una leyenda que lo acompaña, y que para nosotros al menos, tiene mucho más encanto. Según la creencia, los espíritus van al Kelimutu cuando la gente muere, y de esta forma poder ser recordados para siempre. Antes de entrar en los lagos, los espíritus primero conocen a Konde Ratú, el guardián del lago. El lago donde entre cada uno, depende de la edad y el carácter que tuvo durante su vida. Es por ello que la gente local cree que este lugar es sagrado y piden al extranjero en su visita el mismo respeto que ellos le procesan. Asi que ya sabes…

Y ahora, no nos digas que no te mueres de ganas por ir a conocerlo por ti mism@. Pues si es así, aquí van, como siempre, unas cuantas recomendaciones viajeras que te van a venir la mar de bien. O eso esperamos… ¡Al lío!

Cómo llegar al volcán Kelimutu por tu cuenta

El volcán Kelimutu se encuentra en el Parque Nacional del mismo nombre, situado en las islas de Flores. Taman Nasional Kelimutu, en Indonesio, por si prefieres el nombre original.

Para llegar hasta allí tienes que volar hasta Ende, en la isla de Flores, una de las 17.000 que tiene Indonesia (sí, no se nos ha escapado ningún cero). Nosotros lo que hicimos fue comprar un vuelo interno, con la compañía asiática de bajo coste, Wings (ATENCIÓN: No se pueden hacer reservas en las aerolíneas indonesias si no es con una tarjeta local)

También llega hasta allí, entre otras, podes volar con Garuda Indonesia. Los vuelos hasta Ende parten desde Bali, Labuan Bajo o Kupang.  

Desde Ende, tienes que desplazarte hasta Moni, que es el pueblecito que se encuentra al pie del volcán. Nosotros dormimos allí una noche, en el Antoneli Lodge, un lugar muy muy sencillo, pero limpio y con las comodidades básicas cubiertas.

Si necesitas que te ayudemos con el tema de los vuelos, el alojamiento o del viaje en general, puedes escribirnos pinchando aquí.

En coche desde Ende hasta Moni

El trayecto desde el aeropuerto te llevará una hora al menos en coche, y no tendrás problemas para encontrar cómo ir, porque nada más aterrizar, te estarán esperando un montón de conductores para llevarte hasta allí.
Lo bueno es que el precio de los coches privados hasta Moni ya está marcado y no hay que desgastarse regateando como pasa la mayoría de las veces en Indonesia. Nosotros vimos las tarifas en un folio cutrillo pegado al mostrador de la sala de llegadas, lo cual es poco común en esta parte del mundo, todo hay que decirlo.

En Septiembre de 2016 el trayecto nos costó 500.000 rupias.
La pena fue que en Ende no funciona UBER, la aplicación que usamos en Bali que nos liberó de negociar y con la que sacamos mejores precio que viajando en taxi. Te dejamos aquí un descuento por si lo quieres usar en Bali o dónde quieras.

Los coches que se ofrecen para ir a Moni están bastante bien y son espaciosos, lo cual si viajas por tu cuenta puedes proponerle a otros viajeros hacer el trayecto juntos y compartir gastos, como hicimos nosotros, que tuvimos la suerte de conocer en este viaje a Ana y Joseba, una pareja española con la que compartimos un par de días muy especiales de charla continua y experiencias viajeras (aprovechamos y os mandamos un besote, chicos!) Vamos, que con un poco de suerte, además de compartir gastos, puedes conocer a gente con la que compartir mucho más que un rato, como nos pasó a nosotros.

Algo a tener en cuenta en el trayecto desde Ende hasta Moni, es que es muy posible que el coche se tenga que parar por cortes en la carretera. No te extrañe si pasa, incluso hay un horario programado en el que cortan la carretera y te toca estar esperando una hora parado hasta que te indiquen que puedes seguir el camino. Algo que debes tener en cuenta para organizar los tiempos en la ruta, o para tomártelo con calma si ya sabes que va a pasar… En cualquiera de los casos, que sepas que el motivo es programado y no provocado por desprendimientos como pensamos en un primer momento, con lo cual algo más tranquil@ te quedas con la información.

Cuando vayas a volver de Moni a Ende de nuevo, toma nota de otro dato importante: Los aeropuertos de Ende, Maumere, Basawa y Larantuka cierran a las 5.30 de la tarde y sólo abren las horas en que hay vuelos. Si llegas antes, como nos pasó a nosotros, te va a tocar estar fuera, con un calor húmedo que triplica mentalmente el tiempo de espera, hasta que abran las puertas para facturar. Según ellos, los aeropuertos están cerrados por seguridad y no puedes ni entrar a la sala de espera. La primera vez que lo vimos. Aunque siempre hay un plan/solución si el calor te acaba resultando insoportable: meterte a leer un rato sentadit@ en el cajero. Así lo hicimos nosotros. Taaan ricamente.

 

Tour en privado por Flores

TOUR DE 5 DÍAS/ 4 NOCHES

Alquilar un coche con chófer por Flores con inicio en Labuan Bajo- Final en Ende

Incluido: coche con aire acondicionado, gastos del vehículo y del conductor.

No incluido: alojamiento, entradas, comidas.

IDR 2.600.000 persona (en un tour en privado para 2 personas)

Si estás interesado, envíanos las fechas y número de personas en un email con tu nombre y tu whatsapp, y os ponemos en contacto con esta agencia local

Moni, la aldea a los pies del volcán Kelimutu

Moni es un poblado muy pequeñito, con gente que vive de forma muy humilde. Viven de sembrar los campos de arroz que rodean el pueblo y de los viajeros que llegamos hasta allí para ver el volcán. Hoy por hoy, sigue siendo uno de esos lugares en los que hacen su vida sin volcarse demasiado en el extranjero, lo que hace que el lugar al menos de momento, te deje escenas de aldea remota nada turística, a pesar de la gente que pasamos por allí.

Puedes ver cómo las señoras mayores tienen los dientes negros y la boca permanentemente teñida de rojo de mascar tabaco mientras hacen la compra en la única multitienda del pueblo (con una variedad que ya quisiera el super de debajo de tu casa) o te venden ellas sus propios tomates recién sacados de la tierra que te rodea. Puedes ver cómo el restaurante es taller de neumáticos a la vez o cómo juegan los niños en el cole de enfrente mientras los gallos, los cerdos y los perros vagan tranquilos entre las casas y sus pequeños huertos. Una estampa de años remotos, en pleno siglo XXI. Una pequeña joya de esas que cada vez cuesta más encontrar cuando viajas.
En cuanto al pueblo, no esperes ningún tipo de señal que te haga recordar el año en el que vives. Son sólo unas pocas casas a lo largo de la carretera, de las cuáles la mayoría son alojamientos muy sencillos para los extranjeros que llegamos a conocer el Kelimutu.

Alojamiento en Moni

Nosotros nos alojamos en el Antoneri Lodge, suuuper básico y sencillo, pero al menos muy limpio y con baño propio, que es lo mínimo que pedimos siempre.

Otros también en Moni,

Qué hacer en Moni

Te darás cuenta de que no vas a encontrar una oferta de ocio abrumadora. Ni falta que hace. Las horas o los días que pases allí van a ser de esos que empapan el alma de tranquilidad, esa que tanto echas de menos en otros momentos y que ni te planteas que existe a diario cuando el estrés golpea.

Así que déjate empapar y disfruta de pasear por calles sin asfaltar, de acercarte a comprar a una tienda repleta de artículos de todo tipo sin que apenas puedas ver quién te atiende, de la tortilla que te comes en el bar – restaurante – taller, de jugar con los niños que no dejan de sorprenderse al oirte hablar, y de los campos de arroz y la gente volviendo al final del día de su jornada diaria. Déjate calar.


Y si te sabe a poco empaparte de la vida de Moni, aún tienes la opción de darte un baño en una pequeña terma natural que encontrarás muy cerca de Moni, en un camino que sale del Rainbow Café. No tiene pérdida.

Subir al volcán Kelimutu para disfrutar del amanecer más alucinante de tu vida y ver las tres lagunas del cráter del volcán

Bueno, ver, no, flipar con las vistas desde lo alto. Esas que has visto por Internet, con las que llevas meses soñando y que te han llevado hasta allí😍

La subida se hace en coche. Nosotros lo que hicimos fue negociar con un conductor el trayecto al llegar a Moni. De hecho él mismo vino a ofrecerse. Cerramos en 600M por llevarnos dos veces al volcán: una durante el día y otra de madrugada, más volver a Ende. La cosa es que cuando fuimos a subir la primera vez, quería que le pagásemos 800M, y al negarnos rotundamente y ponernos a preguntar para hacerlo con otro coche, bajó el precio a 500M. No nos gustó nada y te dejamos su nombre, para que negocies claro si se te da el caso: Sipriano, se llamaba. Igual que te recomendamos lo que nos gusta de cada viaje, te dejamos también su nombre por si puedes evitarlo. No nos pareció trigo limpio.

Consejo: Al final lo que hicimos fue negociar precio con otra pareja de viajeros (encantadores también) que estaba por Moni y nos salió la subida y la vuelta a Ende por 300M. Así que si tienes ocasión, mira a ver si puedes compartir coche 😉
La subida al volcán dura unos 40 minutos y te recomendamos que no te pierdas el amanecer desde allí.

La cosa es que hay que salir a las 4 de la mañana. Sí, has leído bien. Lo sabemos, el madrugón es importante. Peeero merece la pena.

El volcán está dentro del Parque Nacional del Kelimutu, lo cual significa que para subir hasta el cráter, tienes que pagar una entrada.
Como curiosidad, que sepas que aplican un precio más caro si subes en fin de semana que a diario, 150.000 entre semana y 225.000 el finde. También hay tarifa reducida para grupos de al menos 10 personas. Y diferente precio a nacionales que a extranjeros.

El coche te deja en un parking, y desde allí se hace la subida andando hasta la cima por caminos cómodos y sencillos de recorrer. Allí tienes una oficina de información (suerte si la encuentras abierta) y una pequeña tienda donde comprar algo de comer. El recorrido hasta arriba está perfectamente señalizado por lo que no vas a tener problema. Con seguir las lucecitas como luciérnagas, de las linternas de otros viajeros que como tú van hasta la cima para ver el amanecer, lo tienes fácil.

Dato importante: para ver amanecer arriba, tienes que empezar a subir cuando es de noche cerrada y no se ve un clavel, así que lleva linterna o unos frontales, que te serán más cómodos y no ocupan nada en la maleta.

Te van a ser de gran ayuda. Te dejamos el enlace a Amazon para comprar unos si quieres llevarlos y no tienes.

Otra recomendación es que lleves algo de comer en la mochila, aunque arriba encontrarás a un chico con bebida caliente y algo que meter al estómago como galletas.

Llegar a la cima, el punto desde donde puedes ver las tres lagunas es un momento muy especial porque empiezas a sentir esa magia que desprende el lugar, que te deja mud@, sin aliento durante unos segundos.

Y es solo el principio de unas horas que no vas a olvidar en la vida. Las vistas una vez que va amaneciendo son taaaaan alucinantes que preferimos que juzgues por tí mism@ y abajo te dejamos una galería con alguna de las fotos que hicimos ese día.

Nuestra recomendación es que de vuelta bajes andando hasta Moni, un trayecto de unas dos horas en las que puedes ver arrozales, aldeas… aunque es verdad que las vistas chulas están en lo alto de la montaña.

 Un viaje increíble el de Indonesia, con una parada alucinante en este volcán, que te recomendamos con todas nuestras fuerzas.

 

Te puede interesar también

Organiza tu viaje

Esperamos que esta información te sea útil. Si te ha molado o quieres comentarnos algo, déjanos tu comentario abajo, que siempre nos hace ilusión saber que estás ahí.
Y como hay mil experiencias más para compartir… en Facebook, Instagram, Twitter, o Google +  puedes seguir todos nuestros viajes y escapadas al día, con más recomendaciones en cada una de ellas.

¡Te esperamos!

Etiquetas:
Síguenos:
Viajar en tren por C
Cotillea lo que dice

organizotuviaje.com@gmail.com

4 Comentarios
  • Fue uno de los lugares que teníamos en mente cuando preparábamos el viaje a Indonesia, pero al final, como nos pasó con muchos sitios del país, lo dejamos para otro viaje. Habrá que volver 😉
    Por cierto, un vídeo muy chulo.

    Un abrazo

    • Joseba Montes / 24/05/2017

      Gracias Alberto! Hay tanto que ver en Indonesia, que volveremos seguro.

  • Rebeca - Viajeros 3.0 / 16/06/2017

    ¡Vaya pasada!

    Nunca he viajado al sudeste asiático y no se porqué pero le destino que más me llama es Indonesia. Y ya viendo cosas como esta aún más. Me flipa lo del cambio del color del agua, qué curioso ¿no? Eso sí yo no soy muy de madrugar, igual me quedo con ver el atardecer…jejeje No en serio, me ha parecido un lugar alucinante.

    Un besito chicos!!!!

¡Déjanos un comentario en la entrada, nos encanta!

Este sitio usa Akismet para reducir el spam. Aprende cómo se procesan los datos de tus comentarios.