15 May, 2018
HomeAméricaCómo ir al Salar de Uyuni. Una ruta de 3 días por Bolivia

Cómo ir al Salar de Uyuni. Una ruta de 3 días por Bolivia

Un sueño cumplido. Ya desde el avión el salar es impresionante. Kilómetros y kilómetros de sal que parecen un mar de nieve. Pero de no, es sal. Brutal.

Sin embargo al llegar al aeropuerto, con lo que te encuentras, es con un gran desierto.

El aeropuerto Joya Andina, a pesar de ser un aeropuerto internacional, es muy pequeño y no tiene más que una sala de llegadas y otra de salidas. Tampoco hay cintas para las maletas y según las van bajando del avión, las vas recogiendo.

Nosotros llegamos hasta allí en un vuelo desde La Paz con Boliviana de Aviación.

⇒IMPORTANTE: Si tú también lo vas a usar, que sepas que en el vuelo de salida de Uyuni tienes que pagar una tasa aeroportuaria (11 Bolivianos en 2018).

Cómo llegar del aeropuerto al pueblo de Uyuni

En el aeropuerto hay un servicio de taxis que esperan a la puerta y las tarifas las tienen publicadas en la sala de llegadas del aeropuerto, con lo cual no hay que negociar. Una cosa a tener en cuenta es que el precio que marcan los carteles, es precio por persona.

Tarifa: 10 Bolivianos/ persona

Qué ver en el pueblo de Uyuni

El pueblo no tiene nada que ver. Apenas es una calle principal, otra con restaurantes y muchas agencias. Encuentras también alguna tienda, un par de bancos y una casa de cambio, pero poco más. Piensa que Uyuni sólo vive del turismo, y todo está en torno a las excursiones al salar.

También hay un mercado local donde puedes comprar chancletas, bikinis, ropa para el salar… (necesario para la excursión).

Te dejamos varios hoteles que están bien para alojarte en el pueblo de Uyuni si vas a hacer noche allí:

Y si buscas algo especial y de lujo, en Cochani tienes un hotel de sal:

Si vas de Abril a Septiembre, que es el invierno en Bolivia, busca que tengan calefacción a ser posible y buena agua caliente, porque por la noche el frío aprieta bien.

Qué meter en la mochila para la excursión del Salar de Uyuni

Las mochilas o maletas van en los portaequipajes exteriores de los coches, con lo cual te piden que lleves como máximo una mochila o una maleta pequeña a ser posible. Nosotros dejamos las maletas en el hotel donde dormimos y fuimos solo con la mochila Delsey que llevabamos a la ruta por un sueño, que es del tamaño de una maleta de cabina y super cómoda para moverte con ella.

Además llevábamos otras 2 mochilas pequeñas, dentro del coche, con las cosas que necesitábamos tener más a mano.

Para 3 días no hace falta que metas mucho en la mochila, pero sí hay algunos imprescindibles:

– Agua: En las comidas te dan, pero no para el resto del camino y lo recomendable es que lleves tú a mayores.

– Crema solar con protección alta porque durante el día el sol es intenso y además se está a mucha altura (más de 4.000 metros continuamente)

– Sorochi Pill, Ibuprofeno u hojas de coca: Precisamente por la altura, véte prevenid@. Nosotros no llegamos a comprar las famosas pastillas de Sorochi Pill que dicen que son buenas para evitar el mal de altura. Incluso en la Montaña de 7 Colores a más de 5000 metros de altitud (meter enlace) solo estuvimos masticando hojas de coca.

– Todo tipo de ropa: La temperatura cambia tanto a lo largo del dia, que lo mejor es ir con muchas capas en la mochila que llevas a mano.

– Bañador: Para la parada en las aguas termales del último día.

– Toalla: Como el siguiente punto, no hay, ni siquiera de alquiler en los alojamientos de la excursión, y esto es igual en todas las agencias.

– Papel higiénico: En los “hoteles” donde se duerme, no hay, tienes que llevar el tuyo.

– Gafas de sol, imprescindibles en el salar.

Cómo ir al Salar de Uyuni

Nosotros hicimos la ruta de 3 días con una agencia local. Te venden el tour completo de 3 días y 2 noches, con chófer guía, alojamiento y comida, aunque hay gastos que no están incluidos:

  • 150 Bolivianos de entrada al Parque Nacional Averoa
  • 6 Bolivianos para las aguas termales
  • 10 Bolivianos de la ducha de la primera noche, si la quieres con agua caliente.
  • La entrada a la mayoría de los cuartos de baño durante la ruta. Durante las paradas hay cuartos de baño pero para hay que pagar 5 Bolivianos. Te dan papel higiénico y están limpios, eso sí.

En la Av. Ferroviaria es donde vas a encontrar todas las agencias. Nosotros, como de costumbre, preguntamos en varias para comparar precios y servicios, y nos quedamos con una que nos cobró 850 bolivianos (unos 100e al cambio) por el tour de los 3 días. Un acierto. Si quieres hacer este mismo tour, escríbenos.

Te contamos cómo fueron los 3 días, pero ya te adelantamos que nos encontramos con algunos de los paisajes más alucinantes que hemos visto nunca. Tan alucinante fue la ruta, que no entendemos cómo no es más conocida. Aunque te decimos una cosa, que no esté masificada es otro de los grandes encantos que tiene.

Excursión al Salar de Uyuni

Nosotros la hicimos a finales de Abril, en temporada baja.

Elegimos la excursión más completa, de 3 días y 2 noches, y te la recomendamos con todas nuestras fuerzas.

Nuestra gran ilusión, nuestro gran sueño era conocer el Salar de Uyuni, pero después de esos 3 días, sólo pensamos en lo que nos hubiésemos perdido de no haberlo hecho así, teniendolo tan cerca, además. Ya nos contarás, ya.

Puedes hacer una ruta circular con salida y vuelta al pueblo de Uyuni, o quedándote en la frontera con Chile el tercer día. En este caso, si quieres ir a San Pedro de Atacama, desde la frontera, donde te dejan, tienes que ir en un bus (una minivan) y es la propia agencia local de Uyuni la que te proporciona el billete.

La excursión de 3 días la hicimos en un grupo de 6 personas y en español.

Durante los 3 días estuvimos todos juntos y la verdad es que fue una suerte congeniar bien, pero si quieres también existe la opcion de hacer la ruta de manera totalmente privada. Escríbenos y te ponemos en contacto con la agencia si quieres hacerlo así.

Te contamos qué es lo que vimos día a día, aunque hubo tantos lugares alucinantes que verás que hay muchos en los que no hay mucho que explicar y dejamos que las imágenes hablen por nosotros.

Vamos allá!!!

Día 1

Se sale del pueblo de Uyuni a las 10.30 de la mañana. Es el día que más gente te encuentras porque hay quien hace solo el tour de 1 día, solo para ver el salar.

Paradas durante la excursión:

Cementerio de trenes

A 15 minutos del pueblo, la primera parada de la ruta. Varios trenes antiguos y oxidados, en un paisaje que recuerda mucho al del lejano oeste (y el que nos vamos a encontrar el resto del camino). Tampoco es que tenga mucho que ver, y como además te vas a encontrar gente subida a todas las máquinas, tampoco se pueden hacer fotos tranquilamente en este caso.

Cochani

Mercadillo donde paran todos los coches antes de ir al salar. No son más que puestos locales. Sin más interés.

El Salar de Uyuni

Ahora sí. Tu sueño. Y el nuestro antes de conocerlo. De repente, delante tuyo ese paisaje que has soñado tantas veces. Y que vas a recordar el resto de tu vida.

 

Con más de 10.500 km2, es el mayor desierto de sal del mundo y se estima que tenga unos 10.000 millones de toneladas de sal.

 

En la excursión de 3 días, la primera parada se hace para comer en lo que fue un hotel. Un edificio construido con sal, que se llama Playa Blanca. Allí el conductor prepara la comida y se come sobre una mesa y unos taburetes de sal. La comida, como la del resto del tour, super rica. En nuestro caso chuletas de alpaca (que son como las de cerdo), quinua, ensalada de tomate, plátanos y bombones de postre.

A parte de lo alucinante que resulta el paisaje, aquí verás un monumento de sal al Dakar.

Y un conjunto de banderas de un montón de países, donde cae foto, seguro.

Pero lo más chulo es parar en medio del salar, con el blanco infinito por delante, y volverte loco con el paisaje y las fotos de perspectiva, que tanto juego dan.

Isla Incahuasi

Una isla repleta de cactus gigantes en medio del salar. Para dejarte con la boca abierta. Se encuentra a 3680 metros sobre el nivel del mar y todo el área está formada por rocas de origen volcánico.

Si quieres subir a lo alto, hay que pagar 30 bolivianos por la entrada. Si no, puedes rodearla.

En la “isla” tienes baños, un pequeño restaurante y una cafetería. Muy básico todo.

La isla está llena de cactus gigantes. Son ejemplares con muchísimos años, porque según nos explicaron, ese tipo de cactus crece 1 cm al año, es decir, necesita 100 años para crecer 1 metro.

Tanil

Uno de los atardeceres más impresionantes que vas a ver en tu vida. Una laguna que por la tarde refleja tonos rosados, con la sal bajo los pies.

Y aquí, aunque haga frío, te recomendamos que te descalzes y entres en el agua. La sensacion es una pasada y además la temperatura, una vez dentro, baja un poco. Alucinante.

San Juan

Es “el pueblo” donde se duerme. Bueno, en realidad no esperes el típico pueblo pequeño con tiendas y restaurantes, porque se para directamente de noche en un hotel super sencillo, sin nada cerca.

El alojamiento es muy básico, con baño compartido y sin calefacción, pero es que tampoco hay mucha más oferta. Unos compañeros de nuestro coche eligieron habitación con baño privado, que es la otra opción que hay.

IMPORTANTE: Si eliges baño compartido no te olvides de llevar papel higiénico, toalla, jabón y todo lo que necesites, porque no hay nada. Tampoco lo alquilan.

Si quieres darte una ducha caliente, hay que pagar 10 Bolivianos. Te dan un boleto y ya tienes agua caliente y con buena presión. Recomendación, dúchate cuando no haya nadie en la otra ducha para que así tengas más presión. Recuerda que estás en medio del desierto.

Otro dato a tener en cuenta es que solo hay enchufes en la zona común del comedor, las habitaciones no tienen.

Dia 2

Chiguana

Un pequeño salar entre volcanes y con las vias del tren que tiran hacia el infinito. Una parada muy fotogénica.

Volcán Ollague

A 5.600 msnm, es un volcán aún activo y de hecho cuando nosotros estuvimos, se veía una pequeña fumarola sobre el volcán.

Pero lo chulo de esa parada es el paisaje de rocas que parecen sacadas de una peli de la Guerra de las Galaxias.

Laguna Canapa

En este caso a 4175 msnm, lo chulo de esta parada es ver los flamencos en su hábitat natural y casi al lado tuyo. Nunca los habíamos visto así.

Además hay 3 tipos de flamencos: El James, el andino (el de alas rosas) y el chileno (el de cola negra).

El agua de la laguna, que proviene de aguas subterráneas, es cálida y por eso se pueden ver flamencos todo el año.

Laguna Hedionda

El nombre viene del olor a azufre que hay allí. Se ven también los 3 tipos de flamencos. No es sólo la laguna, las montañas que la rodean y el reflejo sobre el agua.. ¿Dejamos que lo veas tú mism@?

Es el lugar donde paramos a comer el segundo día, y entre el hambre y las vistas, le damos un 10 a esta parada.

Además hay un pequeño hotel, baños (a 5 Bolivianos) , e incluso WiFi de pago (caro) si ves que lo necesitas o quieres quedarte.

Laguna Honda

Muy cerca, de la anterior laguna, otro paisaje que quita el hipo, con una laguna azul clarito como escenario.

Árbol de piedra

Es una formación eólica que destaca entre un montón de rocas de diferentes figuras en lo que se conoce como las Pampas del Siloe, un desierto que es la entrada a la Reserva Nacional Eduardo Avaroa. Nosotros fuimos a última hora de la tarde y el viento es super fuerte a esas horas. Pero el lugar, una pasada.

Laguna Colorada

Otro de esos paisajes para no olvidar. Una laguna inmensa, de color rojo por las algas que allí se encuentran, también con flamencos que viven todo el año porque no llega a secarse la laguna. Uno de los paisajes más impresionantes que hemos visto nunca.

Es allí donse se pagan 150 Bolivianos por la entrada a la Reserva Nacional Eduardo Avaroa.

Un dato importante es que tienes que guardar el boleto porque los días siguientes te lo piden, y si lo pierdes tienes que volver a pagar.

Ese día se duerme en un alojamiento en una habitación compartida. No hay duchas y los baños son mixtos, pero todo merece la pena por todo lo que te ha llevado hasta allí, y lo que te espera. Ya habrá otros momentos de comodidades.

Eso sí, importante: Lleva ropa de mucho abrigo para dormir porque no hay calefacción, y aunque las camas tienen un par de mantas, es como dormir en la casa del pueblo en invierno. Si eres frioler@, lleva máximos refuerzos.

Tampoco aquí hay enchufes en las habitaciones, pero ni siquiera en el albergue, asi que la única opción es ir a cargar el movil a una pequeña tienda-casa que hay enfrente, con una regleta multi enchufe para toda la gente que pasa por allí.

Ese día la cena, con vino y todo. Para que descanses mejor antes del madrugón.

Día 3

Te levantas a las 5 de la mañana. Suena chungo, pero como también te acuestas pronto y no hay mucho que hacer la noche antes después de cenar, al final descansas bien.

IMPORTANTE⇒ Lleva puesto el bañador, que hoy es el día de las aguas termales.

Géiseres

Cuando te dicen de levantarte a las 5 de la mañana, se te ponen los ojos en blanco. Pero todo compensa, créeme. A las 7 de la mañana estás rodeado de un montón de géiseres de hasta 70 metros de alto y lavas volcánicas que burbujean bajo tus pies. Un lugar brutal.

También el frío que hace a esas horas y el olor a azufre.

Aguas termales de Polques

Se llega allí sobre las 7.30 de la mañana, cuando todavía tienes el frío metido en cada poro de tu piel. Porque no sabes qué temperatura hacía, pero menos cero, seguro.

Entre la noche anterior, la que está cayendo desde que te has levantado, y el frío que has pasado paseando entre los géiseres, si te piden que elijas qué hacer en este momento, lo de un baño caliente, sale seguro entre las opciones.

Y no te digo nada si es con un paisaje de amanecer, y agua a 38 grados . Segregas saliva, como el perro de Paulov.

⇒ Eso sí, si quieres darte un baño en aguas termales, tendrás que pagar 6 bolivianos. El pago incluye el acceso al cuarto de baño, (bien, porque en otros sitios hay que pagar) y poder usar una caseta con vestuarios, donde cambiarte cuando sales.

Las aguas termales están en dos pequeñas piscinas, una a 30 grados y la otra a 38. No te decimos más, que hasta te escuece por un segundo el cuerpo cuando te metes.

⇒ Si te has planteado no entrar, por pereza de secarte luego o por no desnudarte con el frío que hace, olvida la idea. En mayúsculas. Ni se te ocurra dejar pasar ese momentazo. Todo compensa. Y ya vas con el bañador puesto, lo único que vas a sufrir es el momento de quitarte la ropa para entrar en el agua. Después a la salida, la temperatura exterior ya habrá subido y tu cuerpo ya está tan agustito que no vas a sufrir el frío. Creenos, lor favor.

⇒ Más datos prácticos: Allí no venden comida, y entre que se desayuna super pronto, y que la experiencia en el agua da hambre, a estas horas los snack o la fruta que lleves en la mochila, te va a saber a gloria.

Laguna blanca

Con dos volcanes enfrente tuyo. La última parada antes de llegar a la frontera con Chile. Existe la opción de quedarse allí para pasar a Chile, sin necesidad de volver a Uyuni, como te comentamos antes, pero tienes que plantearlo al contratar la excursión.

Si vuelves a Uyuni, tienes 7 horas de vuelta, y la hora prevista de llegada son las 5 de la tarde.

El camino se hace seguido, con alguna parada, pero ya pensando en el descanso del conductor y comer antes de llegar. Poco más. Ahora a disfrutar del paisaje que tienes delante, que ya no es sólo desierto porque según vas bajando en altura, el valle se convierte en paisajes más verdes donde ver a llamas pastando.

Últimas paradas:

Desierto de Dalí

Mirador de la Laguna Capina

Cuando nuestro sueño era conocer el salar de Uyuni y nos planteamos hacer la ruta de 3 días por Bolivia, jamás pensamos que fuésemos a alucinar tanto. Jamás. Ni tanto. Lo podríamos poner en mayúsculas, con purpurina. Pero no alcanzaríamos a reflejar cómo es esta ruta. Sólo te diremos que a pesar de haber viajado mucho, este ha sido uno de nuestros sueños viajeros cumplidos, de esos que no defraudan, que son mucho mas aún de lo que esperabas. Que un trocito nuestro quedó en Uyuni. Ya nos diras si lo encuentras cuando vayas tú por allí.

Seguro de viaje para Bolivia

Pillar un buen seguro de viaje es lo primero que hacemos nada más reservar los vuelos, vayamos a donde vayamos. Los seguros son para usarlos, esa es la idea, pero también tenemos muy claro que cualquier enfermedad o accidente, por pequeño que sea, puede suponernos “un pico”.

Así que nuestra recomendación es que lleves tu propio seguro, que al final es un coste mínimo añadido a los gastos del viaje y te puede salvar de un buen marrón en caso de necesitarlo. Ojalá no, que tú has ido a disfrutar. Pero por si acaso mejor llevar todo cubierto 😉

Nosotros recomendamos IATI, un seguro de viaje sin franquicias, que dispone de una Central Operativa de Atencion permanente 24 Horas donde te atenderán en español.

Organiza tu viaje

Esperamos que esta información te sea útil. Si te ha molado o quieres comentarnos algo, déjanos tu comentario abajo, que siempre nos hace ilusión saber que estás ahí.
Y como hay mil experiencias más para compartir… en Facebook, Instagram, Twitter, o Google +  puedes seguir todos nuestros viajes y escapadas al día, con más recomendaciones en cada una de ellas.

¡Te esperamos!

Etiquetas:
Síguenos:
Intercambio de casas
Un día en Ollantayt

info.organizotuviaje@gmail.com

Sin comentarios

¡Déjanos un comentario en la entrada, nos encanta!